top of page

Tausert, reina de Egipto.



La gran mayoría conocemos los nombres de Cleopatra, Hatshepsut, Nefertiti o Nefertari, algunas faraonas y otras grandes esposas reales sumamente influyentes en el devenir de su época. Pero no son pocos los libros que obvian la figura de Tausert.

Tausert (1188 – 1186 a.n.e.), fue la última reina de la dinastía XIX, una de las sagas más famosas y opulentas del país del Nilo, con el gran Ramsés II entre sus más ilustres faraones, aunque esta grandeza estaba ya en declive a finales del periodo.


Descendiente de alguna línea incierta de entre la multitud de hijos de Ramsés II, Tausert no era hija de reyes. Aun así, fue esposa de Seti II, lo cual le permitió, de algún modo, actuar como corregente de Siptah, sucesor de su difunto marido. A la muerte de Siptah, a muy temprana edad (era un menor enfermizo), Tausert habría de ejercer como reina en solitario.

Pero su reinado no fue fácil. La situación ya era precaria en cuanto a la economía, en parte por el gran derroche de recursos de sus predecesores y al aumento de poder por parte de los sacerdotes de Amón, a lo que habría que sumar la oposición del gran general de los ejércitos, Sethnajt. Esta hostilidad respondía a tres preceptos clave: en primer lugar, a la ya comentada grave situación económica. En segundo, al hecho de que, al no ser Tausert descendiente directa de reyes, Sethnajt no la considerara digna del cargo. Y tercera, y más controvertida, la más que posible relación amorosa de Tausert con Bay (o Iarsu), canciller real que habría sido capaz de colocar a Siptah en el trono, aun cuando no era el sucesor indicado, y lo peor de todo a ojos de un soldado egipcio como Sethnajt, Bay era un extranjero, seguramente de procedencia siria.

El reinado de Tausert duró apenas dos años, y tras su desaparición (no se sabe con certeza si murió o sucumbió a las presiones de Sethnajt y el sacerdocio de Amón), su nombre y sus escasas obras fueron ocultados. Incluso la tumba que construyó como su morada de eternidad en el Valle de los Reyes, la KV14, nunca fue ocupada por su momia, siendo usurpada por el nuevo faraón de la Dinastia XX, el general Sethnajt.

A modo de comentario personal, dada la incerteza de lo sucedido tras su regencia, y si ningún tipo de prueba ni a favor ni en contra, me gusta pensar que, consciente del peligro vital en el que se encontraba, Tausert habría dado un paso al lado, entregando la corona y los cetros al general Sethnajt, y se habría apartado del poder, disfrutado del resto de sus días al lado de su amado Bay¹.


Nota 1: El Papiro Harris nos dice que Bay (el cual también tiene una tumba en el Valle de los Reyes), fue ejecutado en el cuarto año de reinado de Siptah, aunque una estela localizada en elefantina y fechada en el segundo año de regencia de Sethnajt, nos indicaría que Bay todavía estaba vivo en ese tiempo.

642 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

La biblioteca de Ebla

Cuando pensamos en una biblioteca de la antigüedad, muchas veces nos viene a la cabeza la afamada Biblioteca de Alejandría, que habría de albergar los saberes de centenares de años y de decenas de civ

1 bình luận


En realidad cuando una mujer ascendía (en pocas ocasiones) al trono solía tomar uno de los títulos de un soberano masculino, "Su Majestad", para referirse a ella. El término "faraona" nunca existió en el Antiguo Egipto, lo correcto es utilizar los términos "Esposa del Rey" o "Gran Esposa Real" para referirse a la esposa principal de un monarca egipcio o, en caso de regencia materna por minoría de edad del soberano, se solían utilizar términos como "Madre del Rey" o "Madre del Dios" independientemente del poder que estas mujeres pudieran ejercer como regentes.

Thích
bottom of page