top of page

Descubriendo el Encanto del Templo de Philae

Sabías que en el Templo de Philae encontrarás el último jeroglífico? Sí, el último jeroglífico escrito en las paredes de Philae marca un hito notable en la historia de la escritura egipcia. Este antiguo templo, dedicado a la diosa Isis, alberga una riqueza de inscripciones y relieves que cuentan historias de devoción religiosa y eventos históricos. Sin embargo, entre estas antiguas escrituras, hay un jeroglífico que se destaca por ser uno de los últimos en ser tallados antes de que la práctica de escribir en jeroglíficos cayera en desuso.





El Templo de Philae, dedicado a la diosa Isis, se encuentra en la isla de Philae, en el río Nilo, cerca de Asuán. Su construcción se remonta al período ptolemaico, alrededor del siglo IV a.C., aunque el templo fue ampliado y modificado por los romanos durante su dominio en Egipto. Esta ubicación, en una isla rodeada por las aguas del Nilo, otorga al templo una atmósfera mágica y misteriosa, que ha atraído a peregrinos y viajeros durante siglos.


La historia del Templo de Philae está estrechamente ligada a la veneración de la diosa Isis, una de las divinidades más importantes del panteón egipcio. Según la mitología egipcia, Isis era la diosa de la magia, la fertilidad y la protección, y era adorada como una madre amorosa y una poderosa hechicera. El templo de Philae se convirtió en uno de los principales centros de culto dedicados a Isis, donde los devotos acudían para rendir homenaje y buscar su bendición.

A lo largo de los siglos, el Templo de Philae sufrió numerosas modificaciones y restauraciones, pero conserva gran parte de su esplendor original. Sus relieves y esculturas narran las historias mitológicas de Isis, Osiris y Horus, así como escenas de la vida cotidiana en el antiguo Egipto. Entre los aspectos más destacados del templo se encuentra el Mammisi, o "Templo de Nacimiento", donde se creía que la diosa Isis dio a luz a su hijo Horus.


Además de su importancia religiosa, el Templo de Philae también tiene un significado histórico y arqueológico significativo. Durante la construcción de la presa de Asuán en el siglo XX, el templo se vio amenazado por la creciente agua del embalse, lo que llevó a una operación de rescate a gran escala para trasladar el templo a una isla cercana, Agilkia, donde se reconstruyó piedra por piedra.


En el Templo de Philae, además de maravillarnos con su arquitectura y su historia milenaria, nos encontramos con una sorpresa muy especial: una colonia muy grande de gatos que deambulan por sus alrededores. Estos adorables felinos son parte del encanto de Philae y forman parte de su paisaje cotidiano. Si decides visitar este templo, no olvides llevar contigo algunos fiambres del desayuno para compartir con estos simpáticos habitantes. Será una experiencia memorable y una forma de contribuir al bienestar de estos compañeros de Philae.


Hoy en día, el Templo de Philae sigue siendo un destino popular para los turistas y amantes de la historia, que se sienten atraídos por su belleza arquitectónica, su rico simbolismo religioso y su fascinante historia. Visitar el Templo de Philae es sumergirse en el corazón de la antigua civilización egipcia y experimentar la magia y el misterio de una época pasada.


183 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page