top of page

¡Mamá quiero ser arqueólogo!

Cuántos de nosotros no hemos dicho esta frase a nuestros padres, o quien no ha contestado a esa horrible frase de: "Qué quieres ser de mayor?" Y contestabais con toda la ilusión del mundo: "¡Quiero ser arqueólogo!" Y de seguida te decían : "Eso no sirve de nada" o "Eso no da dinero."

Cuánto daño hacen esas respuestas a nuestros sueños y sobre todo a nuestra personalidad, nos cierran puertas y nos eliminan sueños.


Pero por suerte a medida que pasan los años cada vez te das cuenta de la importancia de volver a tus orígenes, a quien realmente eres, a tus sueños a tu niño interior.

Y te acuerdas de tus sueños de niño y de tu amor por la historia y la arqueología de las aventuras recorridas con tu imaginación, de la búsqueda del tesoro perdido...


Y entonces, un día cualquiera, le dices a tus hijos, o incluso a tus nietos:


"Me gusta la historia"


Y esta vez en vez de tirar tus sueños abajo, ellos mismos te animan y te ayudan a buscar cursos sobre los temas que te gustan. Y te llevas una sorpresa, porque TÚ has conseguido lo que no consiguieron tus padres: infundir en tu familia el amor y la pasión por los sueños, los conseguidos y los no conseguidos. Porque tú les has enseñado a soñar y a aceptar los sueños de los demás.

"Mamá quiero ser arqueólogo" siempre ha estado contigo, porque la pasión por la historia siempre permanece en nuestro corazón.


Vanda de Carvalho



133 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page